viernes, 26 de marzo de 2010

JESUCRISTO SACRAMENTO DE DIOS EN LA IGLESIA.

Jesucristo sacramento de dios en la iglesia.

Reconociendo que los sacramentos son signos por medio de los cuales Dios establece una pedagogía con la que se da a conocer a los hombres; entonces, debemos también reconocer que en Jesús no solo se encuentra la plenitud de la revelación, sino que también en El se encuentra presente la vivencia sacramental de la iglesia que ve en Jesús la imagen viva de Dios, por tanto Jesús es el sacramento del Padre y sabiendo que la iglesia es el cuerpo místico de Cristo, entonces así se ha de entender también la necesidad de la vivencia sacramental dentro de la iglesia universal. "En Cristo, el Dios invisible e inaccesible se hace cercano "El que me ve a mí, está viendo al Padre" (Jn 14,9); es la única realidad que expresa cabalmente lo que Dios es (Jn 1,18) y la que asume en plenitud la experiencia que de Dios puede tener el hombre. De ahí que podamos afirmar que Jesucristo es el sacramento por excelencia, el sacramento primordial, del que beben todas las demás realidades sacramentales"
Cristo es considerado con todo derecho como el sacramento primero de Dios, pues él es Dios de una manera humana y es hombre de una manera divina. Ver a Jesús es ver a Dios; oír y palpar a Jesús es oír y palpar a Dios (1 Jn 1,1); experimentar a Jesús es experimentar a Dios mismo. Por eso Jesús puede ser considerado verdaderamente como el sacramento por excelencia, puesto que él es la realidad única que puede expresar con verdad lo que es Dios y porque sólo él puede asumir totalmente lo que en el hombre hay o puede haber de experiencia de Dios.
Jesús es el sacramento vivo de Dios, que contiene, significa y comunica el amor de Dios para con todos. Sus gestos, sus acciones, sus palabras, son sacramentos que concretizan el misterio de la divinidad. Jesús hace visible a Dios a través de su inagotable capacidad de amor, su renuncia a toda voluntad de poder y de venganza, su identificación con todos los marginados. "Porque no hay más que un Dios y no hay más que un mediador entre Dios y los hombres, un hombre, el Mesías Jesús" (1 Tim 2,5). Si los sacramentos son camino y encuentro de los hombres con Dios, es lógico concluir que Cristo, el Hijo de Dios, es el sacramento original, la fuente, la raíz misma de todo sacramento. Y cada sacramento tiene que ser revelación de Dios, el Dios que se nos ha revelado en Jesús. Por consiguiente, la celebración de un sacramento tiene que ser siempre manifestación de la presencia y la cercanía de Jesús a los hombres, porque sólo a través de él sabemos quién es Dios y cómo es Dios.

Todos los signos de la liturgia hacen referencia a Jesús. ¿Por qué? Porque Jesús es el gran signo de Dios, es el sacramento del padre.
A través de Jesús se nos ha manifestado Dios. A Dios nadie le había visto jamás, pero el hijo nos lo ha revelado. Jesús es la palabra hecha carne, el camino, la verdad y la vida y quien lo ve, ve al Padre.
Era este el pensamiento de santo Tomás de Aquino, y nos
equivocaríamos ciertamente de no seguirlo. La misión de Cristo se
cumple sacramentalmente en la Encarnación, que es palabra y
presencia en el mundo, -en la Pasión, que es revelación, renuncia al
mundo -, en la Resurrección, que es revelación y superación del
mundo de Dios.

Lo que la Iglesia recibe de Cristo es la misión misma del
Señor, ya lo hemos dicho. Ahora bien, ésta es sacramental. La
comunidad apostólica recibe pues el encargo de aplicar la Redención
adquirida en Jesucristo, significándola por sus palabras y sus actos,
por los vocablos que pronuncia y los gestos que hace. Los actos y las
palabras de la misión serán las mismas palabras y los mismos actos de
Cristo, puesto que la Iglesia es su Cuerpo, que vive de la propia vida
del Hijo de Dios, impregnando de su santidad, irradiando el Espíritu
santificador. El Cuerpo de Cristo «obra» Cristo, es acción sacramental,
transmite el Cristo Salvador.
La Tradición cristiana ha conservado todas estas enseñanzas. Para no
citar sino una voz en la cual escuchamos todas las demás, limitémonos
a esta frase de Santo Tomás de Aquino: «Del costado de Cristo
dormido en la Cruz han manado todos los sacramentos de que está
constituida la Iglesia (quibus fabricatur Eclesial)». En efecto, es en el
Misterio de Jesucristo donde tiene sus raíces el poder santificador de la
Iglesia; es en este Acontecimiento, doloroso y glorioso a la vez, donde
la Ekklesia primitiva se convirtió en comunidad sacramental.

11 comentarios:

P. Hernan Castrillon dijo...

Les invitamos a continuar creando conocimiento, para ello este espacio esta abierto para que publiques tus aportes.

P. Hernan Castrillon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
P. Hernan Castrillon dijo...

Te invitamos a continuar vreando conocimiento y para ello este espacio esta abierto para que puedas consignar tus aportes

P. Hernan Castrillon dijo...

- Unidad 3 Sacramentos
COMENTARIO.
JESUCRISTO SACRAMENTO DE DIOS EN LA IGLESIA.
En Jesucristo, se cumplió la promesa que Dios por boca de los profetas había hecho a su pueblo de enviarles un salvador , un libertador, alguien que los liberara del yugo y esclavitud a que habían sido sometidos antaño por otros pueblos y ahora por los romanos .
Israel, el pueblo judío en su gran mayoría rechazó a Jesús , por no encontrar en él, en su persona al ¨Mesías´¨ al esperado , a ese gran lider y guerrero que enfrentaría a Roma al imperio y que finalmente los liberaría de la ocupación a que eran sometidos.
Pero en Jesús las expectativas del Antiguo Testamento, para el común del pueblo judío que si lo aceptó, si se llevó a cabo, porque éste durante su vida pública, durante su ministerio, al escoger sus discípulos y revelarles su doctrina y su comunión con el padre ,los eligió y los constituyó en su rebaño sobre el cual más tarde por el que hacer de los apóstoles, se conformó y edificó la iglesia.
DIOS por medio de su hijo y a través de su sacrificio en la cruz, restableció la relacion perdida con el hombre por el pecado. JESÚS en obedecimiento al padre y por amor a los hombres acepto su sacrificio y martirio y en cumplimiento de su misión y para garantizar su presencia en la Iglesia INSTITUYO LOS SACRAMENTOS, gracias especiales con las cuales Dios habria de hacer presencia en ella.

Es en Jesús, a través de él , por él y en él en donde tiene razón el cristianismo la iglesia; en este sentido se puede decir que JESÚS es el sacramento por excelencia , pues como hijo de DIOS encarna la divinidad en su persona y como DIOS encarna la condicón humana ; en Jesús la divinidad se hace hombre y el hombre forma parte DIOS.
JESÚS comunica a DIOS con el hombre y al hombre con DIOS, es el puente entre la divinidad y la humanidad, al compartír la condición divina muestra al hombre lo que es DIOS Y a DIOS lo que es el hombre .
La comunión de Jesús con el padre , hace del hombre en su fé, en su espiritualidad un ser trascendente pues en su encarnación revela al hombre la condición de DIOS y en Dios muestra el infinito amor que tiene por el hombre.
La Iglesia en la administración de los sacramentos como gracias especiales y medios permanentes de la comunicación de Dios con los hombres, mantiene vivo el espíritu de la gracia y la presencia de Cristo en la Iglesia,; pues en la administración de cada uno de los sacramentos , en su forma y materia, es el mismo CRISTO quien como sacaramento principal y primordial de DIOS en la iglesia , es EL MISMO, quien Bautiza, perdona, reconforta , inicia y sirve en la vida de la IGLESIA.
Al pueblo de Dios , a la iglesia corresponde el dar continuidad a la misión de cristo de guiar, santificar y salvar su pueblo, en la administración de los sacramentos y en su conducción por medio de su ministerio hacia la vida eterna.
Al Instituír JESÚS los Sacramentos quizo permanecer vivo en su IGLESIA y mantener de manera permanente la comunicación de Dios con su IGLESIA.

Articulo por: Francisco Torres
Para seminario san willibrord

Nelson Roman dijo...

COMENTARIO

Desde mi punto de vista me parece que este análisis de Jesucristo como sacramento de Dios en la iglesia, se aproxima al significado sobre la persona de
Jesús que se hizo hombre pero al mismo tiempo divinidad.

Pues estoy convencido de que por medio de Jesús se nos manifiesta Dios en la vida de su amado hijo, que nos muestra el amor del padre y su palabra de vida.
Si nuestro maestro Jesús es la esencia de Dios en su máxima expresión, como no comprender y aceptar que El mismo es el sacramento y fundamento de la iglesia.

Revelar y comprender la verdad, no es posible expresarla sin aceptar a Jesús en nuestra vida y no dando nuestra existencia por Jesús en un martirio de
Pasión, sino por nuestra propia convicción de la construcción del reino de la fraternidad. Solo El es el camino, la verdad y la vida. Solo Él conoce y
Sabe del padre.

Por medio de la eucaristía nos conectamos con Jesús y en la liturgia su verdad de amor. Toda su vida, predicación y muerte, es el ejemplo más claro de que
La fe en Dios no es estéril o una oración sin respuesta. Es hacer su voluntad, aunque no lo comprendamos. Es comprender de que Dios no se encuentra en
Un templo de lujos y bellezas arquitectónicas, sino que en nuestro corazón radica El cómo templo de adoración y cambio.

Por: Nelson Román Macias.
Para: Seminario mayor vetero san willibrord

jose andres dijo...

La expresión “Jesucristo sacramento de Dios” es la concreción más hermosa de la comunicación amorosa e intima entre el Padre Celestial y el Hijo, entre Dios y su creación. Ella toda se mueve en el ámbito del amor que a su vez se da en el ámbito de la gratitud en la perspectiva de la salvación y el hecho de estar llamados a vivir en la santidad. Sin embargo, esa expresión puede ser blanco de erróneas interpretaciones por parte de los no creyentes y se puede pensar de ella que es mentira o que es inútil en la cotidianidad de la vida. De allí que la oración silenciosa fortalece la fe. Es ese diálogo amoroso e intimo entre Dios y el amado el que nos hace decir “Jesucristo eres sacramento de Dios”.
Pues bien, cuando el hablar para algunos no alcanza para transmitir totalmente la experiencia de fe que se vive, es que se ha conquistado un nivel profundo e intimo del amor. Surge Jesús entonces como sacramento de Dios, surge Jesucristo como imagen del Padre, y esta dinámica da lugar al lenguaje sacramental, ya que es un lenguaje de amor que va más allá de las palabras.
La expresión: “Jesucristo sacramento de Dios” debe convertirse para nosotros en la expresión de la comunidad creyente, ella conserva el carácter máximo de vínculo con el Padre del cielo y es expresión de la universalidad de la Iglesia en la expresión de la fe que profesamos. En la medida en que nuestras comunidades unan fe y vida, insertan cada vez más, en la expresión “Jesucristo sacramento de Dios”, la celebración de la vida compartida por todos desde la experiencia de Jesús resucitado. La expresión “Jesucristo sacramento de Dios” reflexionada, expresada y vivida en la historia de salvación personal y comunitaria, enriquece la vida sacramental en la Iglesia Madre. Aflora una rica espiritualidad, una dedicada caridad, una íntima oración, un testimonio vivo del amor de Dios, que se plasman en la praxis de los sacramentos para la santificación de la Iglesia.
“Jesucristo sacramento de Dios” es una invitación a restaurar los elementos esenciales de la vida sacramental en la Iglesia, de la vida cristiana y de la identidad eclesial como Misioneros Veterocatólicos de Nuestra Señora de la Alegría, es una invitación a adecuar nuestras vidas, nuestras expresiones de fe y nuestras practica sacramentales sin alterar la esencia de lo que implica y es ser un hijo de Dios, es decir, una invitación a ser como Cristo.

P. Hernan Castrillon dijo...

Décimos que cristo es el cuerpo de la iglesia y que es nuestro redentor quien fue que nos saco del pecado por lo tanto podemos decir que cristo es el
primer sacramento. Podemos decir que cristo es el sacramento que nos abre el cielo para recibir bendición o mejor de alcanzar la salvación si creemos
en El y si le creemos a el y nos lo dice en (Hechos 4,12).

Cristo debe de ser en nuestra vida el sacramento mas vivo y real en transparencia para gloria su mas sincera demostración de amor para conmigo como fue
El, su vida en la cruz y rebelar el incondicional amor de Dios padre como creador de la humanidad. (Juan 3, 16 )

El Sacramento de Jesús debe ser para toda la iglesia un solo sonido una sola voz y que sea el único camino que unja el espíritu santo nuestro existir para
vivir como iglesia, es decir; vivir su cuerpo.

Por Eulices Martinez
Para seminario san willibrord.

P. Hernan Castrillon dijo...

SACRAMENTOS DE CRISTO COMO IGLESIA
Décimos que cristo es el cuerpo de la iglesia y que es nuestro redentor quien fue que nos saco del pecado por lo tanto podemos decir que cristo es el
primer sacramento. Podemos decir que cristo es el sacramento que nos abre el cielo para recibir bendición o mejor de alcanzar la salvación si creemos
en El y si le creemos a el y nos lo dice en (Hechos 4,12).

Cristo debe de ser en nuestra vida el sacramento mas vivo y real en transparencia para gloria su mas sincera demostración de amor para conmigo como fue
El, su vida en la cruz y rebelar el incondicional amor de Dios padre como creador de la humanidad. (Juan 3, 16 )

El Sacramento de Jesús debe ser para toda la iglesia un solo sonido una sola voz y que sea el único camino que unja el espíritu santo nuestro existir para
vivir como iglesia, es decir; vivir su cuerpo.

Por Eulices Martinez
Para Seminario San WILLIBRORD.

Iván dijo...

Saludos Padre Hernan

Julián M. Vélez T. dijo...

Los Sacramentos son experiencias vivas de la Iglesia donde se refleja el accionar del Espíritu Santo, que es Dios, demostrando su continua presencia entre la Asamblea Eclesial. Es por esto, que estos signos están dotados de una Gracia Santificante que nos libra, purifica y fortalece del pecado; además de ser una demostración fehaciente, mediante el acto, de lo que se está creyendo; en efecto, la eficacia sacramental radica en la intención; no sólo de quien preside el sacramaneto en sí, sino también de quien lo recibe, es así como en el Sacramento de la penitencia, la acción salvadora del Espíritu Santo mediante la absolución del sacerdote sólo es válida cuando el "purgante" o fiel tiene la verdadera intención o proposito de enmienda. Así como también la eficacia del proceso de la transubstanciación en la Santa Misa se da por la intención del sacerdote de consagrar al Pan y al Vino en cuerpo y Sangre de Cristo. Es así como aunque los protestantes reconocen el caracter sacramental de "La Cena" su intención inicial no fue la de una verdadera transubstanciación, sino más bien de un proceso de tranformación simbólica, de ahi el origen de su herejía y su eventual rechazo a la doctrina de la Iglesia Histórica al respecto.

Ana Eguizabal dijo...

Hola!! entonces cúales son las semejanzas y diferncias en las dos afirmaciones?: Cristo sacramento de Dios y La Iglesia sacramento de Jesucristo