miércoles, 7 de octubre de 2009

SACRAMENTO DE INICIACION: EUCARISTIA

La palabra Eucaristía, significa; sacrificio para dar gracias. De tal modo que antes de Jesús ya se ofrecían sacrificios para dar gracias a Dios por grandes favores recibidos, es así como en el antiguo testamento se narra los sacrificios del justo Abel, los de Noé al abandonar la barca, los de Abraham, Moisés y el pueblo de Israel después de la Pascua, los de los sacerdotes de Israel en el templo etc. en ellos se podía ofrecer desde las primicias y cosechas del campo, hasta los animales que eran sacrificados, mas es de resaltar el caso del sacerdote Melquisedec quien ofreciera pan y vino como una prefiguración del ofrecimiento de Jesús en la ultima cena;“ Entonces Melquisedec, rey de Salem, presentó pan y vino, pues era sacerdote del Dios Altísimo” (GENESIS 14,18)
Hoy en día, se reconoce a la Eucaristía, como el sacramento que contiene verdaderamente el cuerpo y la sangre de Jesús, con su alma y divinidad, bajo las apariencias del pan y el vino. Este sacramento fue instituido por nuestro señor Jesucristo la noche en que celebro la ultima cena con sus apóstoles; "Mientras comían, Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y dándoselo a los discípulos, dijo: "Tomad y comed, esto ES mi cuerpo". Y tomando el cáliz y dando gracias, se lo dio, diciendo: "Bebed de él todos, que esta es mi sangre del Nuevo Testamento; que será derramada por muchos para remisión de los pecados" (MATEO 26,26-28); por tanto desde entonces siguiendo su enseñanza celebramos este sacramento en memoria suya, convirtiéndose en el culmen de la vida cristiana ya que con el sacrificio de Jesús en la cruz, queda instituido un nuevo pacto ó alianza; “ Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una redención eterna.
Pues si la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de vaca santifica con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne, ¡Cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto a Dios vivo! por eso es mediador de una nueva Alianza; para que, interviniendo su muerte para remisión de las transgresiones de la primera Alianza, los que han sido llamados reciban la herencia eterna prometida.” (HEBREOS 9, 12-15), en virtud de lo anterior, cada vez que un sacerdote consagra las especies del pan y el vino, se hace realidad la presencia de la sangre y cuerpo de Cristo; uniéndonos asi a su sacrificio, este hecho recibe el nombre de transubstanciación y ante aquellos que dudan de su real presencia, es bueno recordar las frases de Jesús; “Dice Jesús: «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído. “(JUAN 20,29), lo mismo que la multitud de testimonios que confirman la presencia del señor en las formas consagradas.
La Eucaristía, es el alimento del alma, tal como lo indico Jesucristo; Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo:
Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.
El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en El.” (JUAN 6,53-56), de tal modo como el cuerpo requiere alimentarse, el alma necesita del alimento espiritual y particularmente del Eucarístico; por tanto el comulgar nos une a el cuerpo místico de Cristo y esta gracia ha de ser suministrada también a los enfermos, motivo por el que se guarda en el sagrario el viatico, dando además la posibilidad de ser objeto de adoración por parte de los fieles que recurren a todos los tabernáculos del mundo.
Sin embargo y en virtud de la presencia de Jesucristo en la eucaristía, se requiere darle la reverencia que el sacramento requiere, por tanto se ha de participar y recibir la comunión según el consejo del apóstol San Pablo; “Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.” (1 CORINTIOS 11, 27)
El recibir la Eucaristía produce en el alma los siguientes efectos:
• Aumento de la gracia santificante.
• Producción de gracia sacramental.
• Perdón de los pecados veniales.
• Es prenda de vida eterna.
Los nombres que recibe este sacramento son; Sagrada Eucaristía, santo sacrificio, comunión, santísimo sacramento, fracción del pan y santa misa.
Este sacramento se vive esencialmente en medio de la asamblea cuando se celebra la santa misa, en donde el sacerdote válidamente ordenado es el ministro que tiene la facultad de consagrar las especies materiales del pan y el vino, pronunciando la forma ó palabras de la consagración.
En la misa participamos de la liturgia de la palabra y de la liturgia de la Eucaristía.

a continuacion encontraras la ceremonia de este sacramento click a este enlace http://www.jeaf.com/samasabe/eucarist.htm

el sacramento de la eucaristi segun el catecismo de la iglesia catolica http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c1a3_sp.html
video

No hay comentarios: